Pasar al contenido principal

¿Puedo desgravarme el alquiler de mi hijo universitario?

¿Puedo desgravarme el alquiler de mi hijo universitario?

Cuenta atrás para el inicio del curso universitario. Si tu hijo cursa sus estudios superiores en otra ciudad, deberéis buscar un alojamiento. Compartir un piso alquilado es una opción recurrente, puesto que permite repartir los gastos entre varios estudiantes.

Como estudiar una carrera no es precisamente barato es interesante ver dónde se puede ahorrar. En este sentido, seguro que te has preguntado si te puedes desgravar el alquiler de tu hijo universitario.

Pues la repuesta no te va a gustar, porque no puedes. La deducción por alquiler de vivienda solo puede aplicarse a la vivienda habitual y claro, este no es el caso de un padre que paga el alquiler por un piso que no es su residencia habitual a efectos fiscales.

 

¿Se puede desgravar el alquiler mi hijo?

Como hemos visto que el padre no puede deducirse este alquiler, quizá pueda el hijo. Para que un universitario pueda deducirse el alquiler, deben darse las siguientes condiciones:

  • Que sea él el que efectivamente pague el alquiler de la vivienda y no sus padres.
  • Que tenga ingresos y retenciones suficientes para hacer la declaración de la Renta y aplicarse la deducción por alquiler.

Es decir, que si el universitario no tiene ingresos, ni podrá pagar por sí mismo el piso de estudiantes ni presentar la Renta.

 

¿Si alquilo a un universitario, tengo beneficios fiscales?

En el otro lado están los propietarios de viviendas que se plantean alquilarlas a universitarios. Aunque por lo general se trata de menores entre 18 y 30 años, el arrendador no podrá acceder a la reducción del 100% sobre los beneficios que obtenga y tendrá que conformarse con la reducción de carácter general, que es del 60%.

Esto es porque también se tiene en cuenta la renta de los inquilinos, que debe superar el IPREM (un indicador de renta que sustituye al Salario Mínimo Interprofesional a efectos de trámites con las administraciones). Un universitario, si no trabaja, difícilmente alcanzará los 532,51 euros al mes, que es la cantidad del IPREM mensual para 2015.  

Pues así están las cosas. Si tienes dudas sobre impuestos y la Renta en particular, puedes hacernos una consulta, aunque todavía quede tiempo para que tengas que presentarla.